Piedras contra mi tejado. Cómo los Quant están perdiendo dinero